17 de mayo: Día Internacional de la Hipertensión Arterial

Editor Yasmel Bueno

“La mayor parte de los pacientes que sufren de HTA, tiene comorbilidades o patologías asociadas, lo que aumenta el riesgo cardiovascular, por eso los cuidados deben ser aún más estrictos”

Uno de los factores de riesgo clave de las enfermedades cardiovasculares es la hipertensión (tensión arterial elevada), ya que es considerada entre las principales causas de muerte por enfermedades crónicas no transmisibles. La Hipertensión Arterial es un proceso multifactorial. No tiene una causa única sino que está relacionada con una predisposición genética sumado al estilo de vida que uno lleva.

Las cifras de presión arterial consideradas como normales son 120 para la máxima y 80 para la mínima, por ello, los pacientes diabéticos o renales deben mantener su presión estrictamente controlada para evitar complicaciones. Según la Organización Mundial de la Salud, la hipertensión afecta ya a mil millones de personas en el mundo, y puede provocar infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Los investigadores calculan que la hipertensión es la causa por la que mueren anualmente nueve millones de personas.

Hoy, 17 de mayo, se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión Arterial y la Asociación de Hipertensión Arterial de Rosario, recordó a través del Dr. Marcelo Abraham, tesorero de la misma y a la vez, responsable del área de HTA del Hospital Español de Rosario, algunas cuestiones que hay que a tener en cuenta cuando se habla de esta enfermedad.

Frente a la consulta de cada cuánto conviene que visitar al cardiólogo si se tiene hipertensión, el Dr. Abraham respondió que lo óptimo es que la frecuencia de visita la consensuen entre el médico tratante y el paciente, sin embargo, dijo que “el paciente hipertenso aislado debería hacer al menos dos visitas al año para control de su hipertensión”. A esta cuestión, agregó que “la realidad es que el paciente hipertenso aislado, es decir el que solo tiene hipertensión sin otra patología que lo acompañe como diabetes, obesidad, colesterol elevado o tabaquismo entre otras, es la minoría, ya que la mayor parte de los pacientes tiene comorbilidades o patologías asociadas. Esto aumenta el riesgo cardiovascular, por lo que el número de visitas en ese paciente y los controles, deberían ser más frecuentes.”

Cuando se le consultó al especialista sobre cómo se trata la HTA y sobre todo si se puede revertir, el cardiólogo respondió que se trata de una enfermedad multifactorial y por consecuencia su tratamiento también lo es. “Hay muchos fármacos a disposición del médico y éste deberá elegir cuál de todos es el más adecuado para el paciente que tiene enfrente.”

El Dr. Abraham destacó que además del tratamiento farmacológico es muy importante el lugar que el paciente le brinde a la dieta “no solo con bajo contenido de sodio sino también personalizada en caso de que el paciente presente alguna otra honorabilidad de las mencionadas anteriormente”. Y recalcó que sumado a esto, “es muy importante el abandono del tabaco en caso de que el paciente fume, y la realización de actividad física diaria coordinada con un profesional especializado en el área”.

Llevar un modo de vida saludable protagonizado por la práctica de una actividad física aeróbica regular (previo chequeo médico), articulado con una alimentación sana con bajo contenido de sodio, el abandono del hábito de fumar y el control del peso, son factores que articulados, proporcionarán una notable mejoría en la calidad de vida del paciente hipertenso. AGENCIAS

Los comentarios están cerrados.

últimas noticias
Guatemala: 16 años de prisión por corrupción al expresidente Otto Pérez Molina