Ciberestafas como negocio: engaños para lucrarse de la digitalización

(EFE).- Una supuesta llamada de Vodafone, un falso mail de la Guardia Civil o un SMS con un enlace a nombre del banco. Detrás de estas comunicaciones se encuentran las temidas ciberestafas, un negocio redondo que utiliza los datos personales como mercancía y que la pandemia propulsó por la digitalización de la sociedad.

Esta actividad criminal, que pone en jaque a todos los ciudadanos casi a diario, acapara en la actualidad casi el 90 por ciento de los delitos informáticos que rastrea la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT) de la Policía Nacional, según destaca a Efe su inspector jefe Diego Alejandro Palomino.

El perfil de los «ladrones» de datos sensibles va desde el mal denominado «hacker» solitario hasta las más sofisticadas organizaciones, pero todos operan como «empresas» ya que, como explica este inspector, suelen reutilizar la información confidencial de sus víctimas para cometer otro tipo de estafas.

Por ejemplo, un ciberestafador puede engañar a una víctima con un whatsapp que incluye un enlace, el cual descarga en el dispositivo un software malicioso que roba datos confidenciales del usuario, entre ellos los de su tarjeta de crédito.

Además de poder realizar compras y cargos con ella, hace uso del resto de información personal para crear un perfil falso en Wallapop, donde se enmascara con la identidad de su primera víctima para estafar en la compraventa de productos a otros usuarios.

«Phising», «smishing» y «vishing»
Las principales técnicas que utilizan los ciberdelincuentes para acumular información sensible se denominan en el argot policial «phising», «smishing» y «vishing», y son métodos de «ingeniería social», una práctica «ilegítima» de obtener información confidencial a través de la manipulación de las víctimas, individuos «legítimos».

El inspector jefe Diego Alejandro Palomino las persigue a diario, en especial a la más empleada, el «phishing», que tiene su origen en las cartas nigerianas, un fraude por el que ciudadanos estadounidenses recibían correspondencia procedente del país africano donde se les advertía de que eran dueños de una supuesta fortuna, pero para acceder a ella debían hacer un pago por adelantado.

«Phising» hace referencia, en la actualidad, a los correos electrónicos que suplantan la identidad de entidades bancarias y otros organismos, incluso de la Policía Nacional y la Guardia Civil, y que los defraudadores diseñan a conciencia para lograr su cometido: hacerse con datos personales o, directamente, recibir un primer ingreso de dinero.

Otra de las tendencias de ciberestafa que han detectado los investigadores de la Policía Nacional es el «smishing», una técnica similar a través de la mensajería instantánea, y que en los últimos tiempos ha tomado relevancia por el aumento de casos en los que los ciberestafadores se hacen pasar, mediante un supuesto móvil nuevo, por hijos de madres a las que piden un pequeño ingreso de dinero.

Más allá de las técnicas que ha traído Internet, la tradicional estafa telefónica, denominada «vishing», continúa siendo un negocio rentable para los defraudadores, que siguen llamando con un número aparentemente accesible.

Los comentarios están cerrados.

últimas noticias
Dictan un año de prisión hombre por extracción de materiales en SDO

Imponen medidas de coerción contra hombre por sustraer transformadores en SDE

Putin revela cómo sería un ataque nuclear de respuesta por parte de Rusia

Lula anuncia los primeros nombres de su gabinete de ministros

Águilas anuncian rotación próximos cuatro juegos