Defraudan más de 600 mil dólares a adultos mayores en Puerto Rico

San Juan, 8 nov (Prensa Latina).- El Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos apresó ocho personas por fraude bancario por más de 600 mil dólares en perjuicio de adultos mayores en Puerto Rico.

La acción de la policía federal estadounidense respondió a los 40 cargos emitidos el pasado 28 de octubre por un gran jurado imputando a los ocho implicados en conspiración para cometer fraude bancario, electrónico, de dispositivos de acceso, robo de identidad agravado y conspiración de lavado de dinero.

Mediante el esquema fraudulento emplearon tarjetas de débito de clientes en su mayoría ancianos del Banco Popular de Puerto Rico con relación a la compra y el cobro de giros postales.

Las autoridades federales especificaron que desde el 21 de octubre de 2021 hasta el presente, Ángel De La Rosa, alias Julio Zapata, y otros, haciéndose pasar por agentes federales o funcionarios bancarios, visitaron las residencias de los perjudicados alegando que sus cuentas bancarias habían sido comprometidas.

Con el pretexto de ayudar a restaurar la integridad de sus respectivas cuentas bancarias, De La Rosa y otros pidieron a las víctimas que proporcionaran sus tarjetas de débito y números secretos de cajero automático.

Al obtener la posesión física de las tarjetas de débito, De La Rosa, con la ayuda y la complicidad de Raisa Raymundo-Vargas, también conocida como Oleidy; Adonis Márquez-Marte; Josué Figueroa-López, alias Pachin; Mirkin Espinosa-Salvador, alias José Mesa; Jan González-López; Nicole Figueroa-De Jesús; Edwin Peña-Valdez, también conocido como “Pajarito”, y otros comprarían giros postales en varias oficinas postales en Puerto Rico.

Los giros postales se negociaron con posterioridad en efectivo en las oficinas postales.

Los demandados De La Rosa y Márquez-Marte realizaron compras en efectivo de más de 40 mil dólares en joyas en varios lugares de Nueva York con ganancias fraudulentas de giros postales y operaron una joyería en la capital de Puerto Rico como medio de lavado producto del esquema, explicó el fiscal de Estados Unidos, W Stephen Muldrow.

Si son declarados culpables, los acusados enfrentan una pena máxima de 30 años de prisión y una sentencia consecutiva obligatoria de al menos dos años por los cargos de robo de identidad con agravantes.

Las ganancias del esquema de fraude están sujetas a decomiso penal e incluyen un vehículo y aproximadamente 619 mil 344 dólares.

Un juez de un tribunal de distrito federal en Puerto Rico determinará cualquier sentencia después de considerar las pautas establecidas y otros factores legales.

El agente especial a cargo de la oficina local del FBI en San Juan, Joseph González, explicó que las víctimas a menudo ocultan sus pérdidas, incluso cuando se dan cuenta de que están siendo estafadas, por vergüenza y miedo al ridículo.

“Este silencio es lo que les da a estos perpetradores una amplia oportunidad de obtener ganancias ilícitas”, dijo González.

Los comentarios están cerrados.

últimas noticias
Ministerio de Trabajo aclara regular trabajo doméstico entra en vigencia el 19 de diciembre

Bancos abordan en Dominicana transformación de medios de pagos

Ministros analizarán en RD la situación sanitaria de Centroamérica

Grupo dominicano La Gran Manzana ofrecerá concierto en Nueva York

Haití superó el millar de casos confirmados de cólera

Águilas reaccionan en el octavo para imponerse a los Leones en la capital