‘Elas. Las mujeres del 68″ es una lectura obligada

caruri 285.png
caruri 285.png
Ciudad de México / SemMéxico - A 55 años de la matanza de Tlatelolco, SemMéxico presenta el libro de la periodista y promotora cultural Susana Cato, "Ellas. Las mujeres del 68", y presenta los esc.

Ciudad de México / SemMéxico – A 55 años de la matanza de Tlatelolco, SemMéxico presenta el libro de la periodista y promotora cultural Susana Cato, “Ellas. Las mujeres del 68”, y presenta los escritos de Susana Cato, autora del libro.

En “Ellas. Las mujeres del 68″, Susana Cato nos cuenta las huellas que dejó en ellas una de las mayores tragedias sociales y políticas del México contemporáneo, desde los grupos de milicianos, las cárceles, el arte callejero o simplemente la vida cotidiana, a testigos, protagonistas o participantes involuntarios. El libro recopila 20 entrevistas.

Susana Cato también ha escrito un libro, Isjir, sobre la vida de su abuelo paterno, Jorge Morat Cato, que emigró de Irak a Ciudad Ixtepec, Oaxaca. Afirma:

Este libro es una recopilación de testimonios poco comunes: entrevistas con diferentes mujeres que vivieron un episodio brutal hace más de 50 años. Estas mujeres narran y recuerdan el acontecimiento con una claridad política y, quizás, con una sorprendente profundidad de género, entretejiendo coraje y ternura, amor y lucha, pasión y teatro, tragedia y fervor revolucionario”.

Los textos incluyen:

-Judith Reyes, “Cómo te escurre la sangre, Plaza de las Tres Culturas” -Elisa Ramírez, “Rebelde con causa”. María Rojo, “1968, Teatro, Pánico”; Lina Lasso, “Quién grita, quién llama”; Eufrosina Rodríguez, “De los recuerdos”; Claudia Calderón, “Inocente Participación”; Maria García “Ser los ojos”, Martha Arias “Limpiar la plaza”, Patricia de los Ríos “Quince años”, Margarita Castillejos “Nacer progresista”; Beatriz Ramírez y Arcelia Ramírez “Las gemelas”; Olivia Revueltas “Vivimos en el 68”; Alicia Susto Scafo “Una leyenda insensata y transparente”; Cristina Barros “Herencia liberal”, Marianjerez Comesaña “Un espacio de resguardo”, Herlinda Sánchez Laurel Zúñiga “La Esmeralda, ¡presente!”, Antonia Tonya Candela “Epic from New York”, Ana Ignacia Rodríguez (conocida como La Nacha), “No me arrepiento de nada”.

Protagonistas.

‘La Nacha, nacida el 26 de julio de 1944 en Tasco, estudió Derecho en la UNAM y Derechos Humanos en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Fue detenida junto con Roberta Abendaño y La Tita y hasta la fecha es miembro del Comité del 68. En el prólogo de “Ellas. Las mujeres del 68”, Elena Poniatowska escribe:

Pocas veces las mujeres del movimiento estudiantil de 1968 han sido contadas de forma tan memorable en nuestra memoria. La Tita y La Nacha, Roberta Avendaño y Ana Ignacia Rodríguez Márquez, fueron las dos primeras mujeres nacidas en el 68 de las que hablaron las mujeres nacidas en el 68. Hace 51 años, los estudiantes contaban con dos jóvenes líderes: las mujeres del movimiento estudiantil. Eran indispensables, porque eran como esta tierra que pisamos. [El 18 de septiembre de 1968, cuando el ejército ocupó la universidad, Arsila Souste Scafo se convirtió en leyenda al recorrer los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Aterrorizada por ser uruguaya, como la llamó José Revueltas “insensata y transparente”, se escondía en los baños de mujeres y seguía bebiendo agua. La historia de Elisa Ramírez no es casual, ya que Roberto Bolaños la celebró en su novela El Amuleto.

Elisa Ramírez, la guerrillera de ojos expresivos hija del psicoanalista Santiago Ramírez, llevaba la bandera del Consejo Nacional de Huelga […… Tras asistir a interminables mítines, los miembros más destacados del Consejo Nacional de Huelga se dieron cuenta de que las mujeres, con su sentido práctico, llegaban a conclusiones en tres o cinco minutos tras días de discusión. Hoy, hay muchos hombres en México que creen que cuando las mujeres se unen para defender aquello en lo que creen, no hay fuerza mayor. Cincuenta y cinco años después, se pueden apreciar sus logros políticos, sociales y culturales: la participación de las mujeres en el movimiento de 1968 fue crucial gracias a su claridad, decisión, objetividad y, entre otras muchas cosas importantes, una combinación explosiva de amabilidad y sentido del humor.

Susana Cato, en una presentación de su libro en 2019, dijo. ‘Hay quienes piensan que ya no debemos hablar de la matanza estudiantil de 1968, pero yo creo que no sólo debemos hablar de Tlatelolco, sino también de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.’ Este libro es una valiosa recopilación de testimonios de diferentes mujeres que vivieron el brutal episodio hace 51 años. Estas mujeres narran y recuerdan el suceso con claridad política y una profundidad de género quizá sorprendente, entretejiendo coraje y ternura, amor y lucha, pasión y teatro, tragedia y fervor revolucionario”.

Ana Ignacia Rodríguez, La Nacha, ‘No me arrepiento de nada’. Herlinda Sánchez Laure Zúñiga, La Esmeralda, ¡Presente! . Antonia Tonya Candela, ¡Epic from New York¡. La muralista Lina Lasso Wasem (Guatemala, 23 de octubre de 1923) describe cómo acabó en la cárcel de Lecumbeli. ‘Fui detenida el 27 de agosto, junto con Juan Rulfo, José Revueltas, Carlos Monsivais, Manuel Felguerres y otros, por firmar un volante del Comité de Intelectuales, Artistas y Escritores a favor del movimiento estudiantil. Y definitivamente porque era guatemalteca.

Era un pequeño patio con un cuartito de lata donde los guardias te metían y te ponían candados. La habitación que me tocó tenía una pila de colchones llenos de ratas pequeñas. Buscaba un pequeño lápiz para dibujar lo que había vivido. Nos bañábamos en agua helada y en un momento dado pude dibujar a un preso bañándose bajo una ducha entre los barrotes”.

El redactor Juan Guillermo López habló de su propia experiencia el 2 de octubre”. En este movimiento, la participación de las mujeres fue crucial gracias a su claridad, decisión, objetividad y, entre otras muchas cosas importantes, su explosiva combinación de amabilidad y sentido del humor.”

¿Quién es Susana Cato?

Nacida en la Ciudad de México en mayo de 1960, Susana Cato trabajó como periodista y crítica de cine en la revista Proceso de 1979 a 2000; en 2000 se convirtió en directora cultural de la delegación Coyoacán bajo la administración de la actriz María Rojo. Unos años después fundó y dirigió Teatro Blanquito. Teatro Blanquito representaba en las calles de Ciudad de México los mismos espectáculos que se representaban en Bellas Artes.

En cine, Susana Cato escribió el guión de El espejo de dos lunas (1969), dirigida por Carlos García Agres, con Gabriel García Márquez. También ha escrito programas para radio indígena, televisión, multimedia, cuento y teatro, entre ellos la obra El manicomio de afuera (2016), dirigida por Noe Lin.

Susana Cato es nieta de inmigrantes iraquíes y nació en Ciudad de México en 1960. Ha trabajado como guionista de cine en el cortometraje Qué grande eres, Mangazo y en un largometraje con García Márquez.

En 2019 publicó Ellas, las mujeres del 68, una recopilación de testimonios de 18 mujeres que sobrevivieron a la matanza estudiantil de la Plaza Tlatelolco el 2 de octubre de ese año. El prólogo del libro fue escrito por la escritora mexicana Elena Poniatowska.

Hoy, la lectura de Ellas, las mujeres del 68, de Susana Cato, sobre la revuelta estudiantil que llegó a México ese mismo año por influencia de otros países europeos y trastocó profundamente el orden gubernamental priísta establecido desde el fin de la revolución de 1910 Es esencial para una comprensión más profunda.

Las dolorosas, hondas y profundas heridas no han cicatrizado y mucho menos han sido debidamente valoradas.

AM.MX/fm’.

Sobre el Autor

TRA Noticias

TRA Digital

GRATIS
VER